Octavio Paz: Banquete Premio Nobel

May 30

Octavio Paz: Banquete Premio Nobel

9.16

El escritor mexicano Octavio Paz recibe el Premio Nobel y emitió, como es tradición, un discurso en el banquete que se ofreció ese mismo día.

Conclusiones Estructurales
7.6
9.0
10
9.4
9.8
Argumento principal
Lógica de argumentación
Tono emocional
Soportes de la argumentación
Cierre
Caracterización del Patrón Cognitivo del Pensamiento©
20.9%
41.2%
18.2%
19.6%
0%
Hechos y datos
Percepciones
Escenarios negativos
Escenarios positivos
Propuestas
Conclusiones Estructurales
Argumento principal
7.6
Lógica de argumentación
9.0
Tono emocional
10
Soportes de la argumentacion
9.4
Cierre
9.8
Argumento principal
7.6

"Vivimos no sólo el fin de un siglo sino de un periodo histórico. ¿Qué nacerá del derrumbe de las ideologías?". Su argumento principal se construye de cuestionamientos profundos sobre la trascendencia de la humanidad en el momento que pronuncia su discurso. No revela un propósito específico pero lo hace de manera tácita en las preguntas con las que arranca. Por ejemplo, cuestiona el futuro para México, dice "Y en esa parte del mundo que es la mía, América Latina, y especialmente en México, mi patria: ¿alcanzaremos al fin la verdadera modernidad, que no es únicamente democracia política, prosperidad económica y justicia social sino reconciliación con nuestra tradición y con nosotros mismos?"

Lógica de argumentación
9.0

Con expresiones poéticas ("como el tiempo es elástico, ustedes tendrán que oírme durante ciento ochenta largos segundos") hilvana un propósito que presenta después de su introducción: la reconciliación de la especie humana con la naturaleza.

Provoca a la reflexión con observaciones sobre cómo la especie humana es un sistema en sí misma y cómo se integra entre los sistemas naturales. De nuevo, se apoya del empleo de poesía para expresar la relevancia de su idea propuesta.

Tono emocional
10

Aunque se mantiene neutral en el empleo de expresiones altamente emocionales, su mensaje es por su contenido, un llamamiento determinante. Su tono emocional ayuda a la comprensión del objetivo de su mensaje, que aunque crítico procura la reflexión y no la imposición de ideas.

Breve discurso en el que da tiempo a resaltar una experiencia personal con la que procura transmitir su visión holística. Dijo "Había una extraña correspondencia entre la palpitación nocturna del firmamento y la musiquilla del insecto. Escribí estas líneas:"

Soportes de la argumentación
9.4

Argumentos que acompañan contundentemente la intensión de su mensaje, por ejemplo: "Al finalizar el siglo hemos descubierto que somos parte de un inmenso sistema – conjunto de sistemas – que va de las plantas y los animales a las células, las moléculas, los átomos y las estrellas. Somos un eslabón de "la cadena del ser", como llamaban los antiguos filósofos al universo."

Utiliza como soporte argumentos antropológicos como: "Uno de los gestos más antiguos del hombre un gesto que, desde el comienzo, repetimos diariamente es alzar la cabeza y contemplar, con asombro, el cielo estrellado. Casi siempre esa contemplación termina con un sentimiento de fraternidad con el universo".

Cierre
9.8

Como el resto de su discurso, el cierre es breve pero resuelto y alentador. Concluye la idea principal del discurso con una reflexión que engloba lo dicho durante el mensaje: invita a buscar la trascendencia del hombre.

"Sólo si renace entre nosotros el sentimiento de hermandad con la naturaleza, podremos defender a la vida. No es imposible […] fraternidad es una palabra que pertenece por igual a la tradición liberal y a la socialista, a la científica y a la religiosa."

Caracterización del Patrón Cognitivo del Pensamiento©
Hechos y datos
20.9%

Casi 21% de palabras del texto conforman Hechos o Datos, aunque estos no se asocian a una fuente, son en su mayoría, acontecimientos de su historia personal o bien de conocimiento público, por ejemplo: "Al finalizar el siglo hemos descubierto que somos parte de un inmenso sistema – conjunto de sistemas – que va de las plantas y los animales a las células, las moléculas, los átomos y las estrellas. Somos un eslabón de "la cadena del ser", como llamaban los antiguos filósofos al universo".

Con fuente
0%
Sin fuente
20.9%
Cita a terceros
0%
Percepciones
41.2%

41% de palabras para emitir Percepciones. Aunque 21.3% son preguntas sobre el futuro, que el autor emplea para cuestionar, también le sirven para plasmar su propia opinión sobre la solución a estas dudas, por ejemplo: "¿Amanece una era de concordia universal y de libertad para todos o regresarán las idolatrías tribales y los fanatismos religiosos, con su cauda de discordias y tiranías?" El otro 20% de Percepciones son Idea Épica (3%) y 19% de Opinión.

Opinión
16.9%
Referencia a terceros
0%
Provocación
0%
Comparación
0%
Duda/pregunta
21.3%
Juicio de valor positivo
0%
Juicio de valor negativo
0%
Autorevelación
0%
Idea épica
3%
Declaración de principios
0%
Escenarios negativos
18.2%

Debilidades y Amenazas conforman el 18.3% del discurso. La más desarrollada es la amenaza siguiente: "la vida en nuestro planeta corre graves riesgos. Nuestro irreflexivo culto al progreso y los avances mismos de nuestra lucha por dominar a la naturaleza se han convertido en una carrera suicida. En el momento en que comenzamos a descifrar los secretos de las galaxias y de las partículas atómicas, los enigmas de la biología molecular y los del origen de la vida, hemos herido en su centro a la naturaleza."

Amenazas
14.1%
Debilidades
4.1%
Escenarios positivos
19.6%

Con 19.6% de palabras para arrojar tesis de naturaleza positiva el autor casi iguala el porcentaje de Racionales Negativas. Todas Oportunidades que explican las hipótesis del camino de solución ideado por Octavio Paz. Como ejemplo su constructo: "Por esto, cualesquiera que sean las formas de organización política y social que adopten las naciones, la cuestión más inmediata y apremiante es la supervivencia del medio natural. Defender a la naturaleza es defender a los hombres."

Ventajas
0%
Oportunidades
19.6%
Fortalezas
0%
Propuestas
0%
Propuesta completa
0%
Sólo estrategia
0%
Sólo objetivos
0%
Idea genérica
0%
Sólo acción
0%
Sólo responsables
0%
Cápsula y opinión

Estructuralmente, discurso de 9.2/10 en escala ADQAT. 535 palabras perfectamente hilvanadas con la clase de agudo observador de la realidad  que era Paz. Su elemento más débil, el argumento central, lógico frente al hecho de ser la estrella del día. Construye cuestionamientos profundos sobre la trascendencia de la humanidad, un ejemplo: "Vivimos no sólo el fin de un siglo sino de un período histórico. ¿Qué nacerá del derrumbe de las ideologías?".

Su tono emocional invita a la comprensión del centro de un mensaje tan crítico como reflexivo. Profundo y sabio expresó: "Al finalizar el siglo hemos descubierto que somos parte de un inmenso sistema – conjunto de sistemas – que va de las plantas y los animales a las células, las moléculas, los átomos y las estrellas. Somos un eslabón de "la cadena del ser", como llamaban los antiguos filósofos al universo."

Contundente, cierra con un esperanzador: "Sólo si renace entre nosotros el sentimiento de hermandad con la naturaleza, podremos defender a la vida. No es imposible:”

Cognitivamente manifiesta un patrón de ensayo puro, compuesto por 20% de palabras destinadas a la emisión de hechos y datos sin fuente, moderado 17% de opiniones y un vasto arsenal de dudas y preguntas que obligan a la reflexión. Simétrico en la descripción de racionales negativas y positivas y parco en propuestas.

Casi profético el poeta dijo hace 22 años: "¿Amanece una era de concordia universal y de libertad para todos o regresarán las idolatrías tribales y los fanatismos religiosos, con su cauda de discordias y tiranías?"

Citamos al propio Octavio Paz en el centenario de su nacimiento cuando de manera vehemente dijo: Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo... Del miedo al cambio.

See video
Discurso Íntegro

Majestades, Señoras y Señores:

Seré breve. Sin embargo, como el tiempo es elástico, ustedes tendrán que oírme durante ciento ochenta largos segundos.

Vivimos no sólo el fin de un siglo sino de un período histórico. ¿Qué nacerá del derrumbe de las ideologías? ¿Amanece una era de concordia universal y de libertad para todos o regresarán las idolatrías tribales y los fanatismos religiosos, con su cauda de discordias y tiranías? Las poderosas democracias que han conquistado la abundancia en la libertad ¿serán menos egoístas y más comprensivas con las naciones desposeídas? ¿Aprenderán éstas a desconfiar de los doctrinarios violentos que las han llevado al fracaso? Y en esa parte del mundo que es la mía, América Latina, y especialmente en México, mi patria: ¿alcanzaremos al fin la verdadera modernidad, que no es únicamente democracia política, prosperidad económica y justicia social sino reconciliación con nuestra tradición y con nosotros mismos?

Imposible saberlo. El pasado reciente nos enseña que nadie tiene las llaves de la historia. El siglo se cierra con muchas interrogaciones. Algo sabemos, sin embargo: la vida en nuestro planeta corre graves riesgos. Nuestro irreflexivo culto al progreso y los avances mismos de nuestra lucha por dominar a la naturaleza se han convertido en una carrera suicida. En el momento en que comenzamos a descifrar los secretos de las galaxias y de las partículas atómicas, los enigmas de la biología molecular y los del origen de la vida, hemos herido en su centro a la naturaleza. Por esto, cualesquiera que sean las formas de organización política y social que adopten las naciones, la cuestión más inmediata y apremiante es la supervivencia del medio natural. Defender a la naturaleza es defender a los hombres.

Al finalizar el siglo hemos descubierto que somos parte de un inmenso sistema – conjunto de sistemas – que va de las plantas y los animales a las células, las moléculas, los átomos y las estrellas. Somos un eslabón de "la cadena del ser", como llamaban los antiguos filósofos al universo. Uno de los gestos más antiguos del hombre un gesto que, desde el comienzo, repetimos diariamente es alzar la cabeza y contemplar, con asombro, el cielo estrellado. Casi siempre esa contemplación termina con un sentimiento de fraternidad con el universo. Hace años, una noche en el campo, mientras contemplaba un cielo puro y rico de estrellas, oí entre las hierbas oscuras el son metálico de los élitros de un grillo. Había una extraña correspondencia entre la palpitación nocturna del firmamento y la musiquilla del insecto. Escribí estas líneas:

Es grande el cielo

y arriba siembran mundos.

Imperturbable,

prosigue en tanta noche

el grillo berbiquí.

Estrellas, colinas, nubes, árboles, pájaros, grillos, hombres: cada uno en su mundo, cada uno un mundo y no obstante, todos esos mundos se corresponden. Sólo si renace entre nosotros el sentimiento de hermandad con la naturaleza, podremos defender a la vida. No es imposible: fraternidad es una palabra que pertenece por igual a la tradición liberal y a la socialista, a la científica y a la religiosa.

Alzo mi copa – otro antiguo gesto de fraternidad – y brindo por la salud, la ventura y la prosperidad de Sus Majestades y del noble, gran y pacífico pueblo sueco.

Fuente:http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/literature/laureates/1990/paz-speech-sp.html